El cultivo de coles.

La col de Bruselas Brassica oleraceae L. var. Gemmifera es una hortaliza de invierno que se adapta bien a condiciones de climas costeros, húmedos lluviosos como el clima mediterráneo. Es una planta anual que posee un tallo que desarrolla entre 1 y 1.4 m de altura del cual se originan hojas anchas y de las axilas de las hojas y del tallo, se forman yemas que desarrollan a pequeñas colecitas (parte comestible) parecidas a repollos en miniatura de 2.5 cm de diámetro y de 20 a 40 g de peso.

El contenido nutricional de las Brassicas es variable, dependiendo de las condiciones ambientales donde se desarrollan, la edad y el método de conservación, el principal aporte corresponde a vitaminas y minerales, destacándose la vitamina C, especialmente en la col de repollo.

En México de acuerdo con datos del SIAP-SIACON, en 2017 se tuvo una producción de 271 mil tonelas con una superficie sembrada de poco más de 9 mil hectáreas. Su mercado principal es de exportación y su consumo generalmente es en fresco o en conservas.

La Col de Bruselas es un cultivo que requiere para su mejor desarrollo estaciones húmedas y frías en el rango de 14 a 16 °C (58 a 60 °F) particularmente cercanas a las costas, favoreciendo así el período de cosecha. Sin embargo, áreas desérticas cercanas al mar Por otro lado, dentro de los cultivos de las coles, la col de Bruselas es la que más puede tolerar temperaturas congelantes y está considerada dentro de las verduras que resisten muy bajas temperaturas.

La col de Bruselas se adapta a suelos profundos con buen drenaje, suelos francos, limoarenosos y arenosos, si se provee una adecuada fertilización en esta última. Es moderadamente tolerante a pH ácido (5.5 a 6.8). La col de Bruselas es moderadamente sensible a las sales del suelo (1.8 dS/m).

Debido a que los cultivares de col de Bruselas son híbridos, el establecimiento de esta hortaliza se realiza preferentemente por trasplante. Comercialmente se recomienda sembrar en almácigos bajo invernadero o casa sombra ya sea directamente en charolas de hielo seco (frigolit) utilizando un sustrato comercial. El tiempo requerido de siembra a trasplante es de 40 días aproximadamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *