Fenología de los Cítricos.

Los cítricos son cultivos pertenecientes a la familia Rutaceae, se caracterizan por su alta producción de ácido cítrico y vitamina C. Su fruto es un hesperidio, un tipo de baya modificada y dependiendo de la variedad o híbrido pueden o no contener semillas.

A continuación, describiremos de manera general, las etapas fenológicas y de cultivo de los cítricos, parara ello tomaremos en cuenta el cultivo de limón, naranja y toronja, aunque también puede aplicar para mandarinas, tangerinas y otras especies cítricas.

Germinación:

La germinación de semillas se realiza para la obtención de plantas de patrones o portainjertos, lo anterior obedece a la práctica de la injertación, que describiremos en la siguiente etapa. Generalmente, la germinación de las semillas, se lleva a cabo después de extraer semillas de la variedad patrón, limpieza y secado de las mismas. A continuación se procede a su siembra en “melgas” o camas de germinación que a menudo están compuestas de arena lavada de río, para facilitar la emergencia de dichas semillas. En este punto, no es necesaria la adición de elementos o fórmulas nutricionales, sin embargo si es importante un manejo de enfermedades de suelo y plagas, sobre todo gusanos trozadores. Para el efecto de manejo fitosanitarios, es recomendable la desinfección del sustrato con productos desinfectantes, fungicidas o bactericidas, pero que en general, tengan acción esporicida sobre hongos como Rhizoctonia, Fusarium, Phytophthora y Pytyim que son hongos que provocan daño a las plántulas recién germinadas, para este fin, es recomendable el tratamiento del sustrato con productos a base de Peróxido de Hidrógeno 12.5% y ácido peracético 1%, en solución a 300 ppm de peróxido de hidrógeno.

También es recomendable el tratamiento de la semilla con hongos benéficos como Trichoderma spp., para la inoculación de las mismas y protección contra los fitopatógenos antes mencionados.

Desarrollo de Plántula e Injerto.

Una vez que la plántula tiene un mínimo crecimiento, es trasplantada en macetas o bolsas negras que continúe con su desarrollo. La plántula debe desarrollarse para alcanzar el calibre óptimo para su injertación con la variedad productiva deseada, en esta fase es muy importante la correcta feritilización principalmente con Nitrógeno, Fósforo y microelementos. También es recomendable la adición de productos enraizantes a base de auxinas, las cuales son sustancias bioestimulantes que promueven el correcto desarrollo de raíces y sobre todo, del tallo, para promover su desarrollo y calibre para el injerto.

Cultivo de cítricos en México
Cultivo de cítricos en México

Trasplante en campo y Desarrollo Vegetativo.

Después de que la planta es injertada y que tiene los requerimientos mínimos para poder ser establecida en campo, se realiza el trasplante, cuidando de que este sea en primavera o verano y que se abastezcan los requerimientos de humedad en el suelo.  Para tal objetivo, también es recomendable la aplicación de enraizantes e inoculantes al suelo, para proteger y desarrollar la raíz, que en las primeras etapas debe desarrollarse de manera óptima para que la parte foliar pueda sustentarse de manera correcta. Posterior a que la planta se establezca y enraice en el nuevosuelo, es necesaria la adición de fertilizantes NPK o “starters”, más microelementos quelatados que promoverán el equilibro nutricional de la planta o arbusto.

Floración:

La floración, en la mayoría de los cultivos cítricos, ocurre durante inicios de la primavera, es de suma importancia la correcta estimulación del árbol para maximizar dicha fase, esto se puede lograr con la aplicación exógena de bioestimulantes a base auxinas, giberelinas, citoquininas, macro y microelementos, aminoácidos y vitaminas, que ayuden no solo a la floración, sino también al correcto amarre de frutos.

Fructificación:

Durante el desarrollo de frutos, la disponibilidad de elementos como el Potasio y el Calcio es crucial para el llenado y calidad. Además de una correcta fitosanidad y abastecimiento de los requerimientos de agua, ya que un déficit o un exceso de este recurso propiciará un desorden metabólico en dichos frutos, ocasionado una baja en cantidad y calidad de la cosecha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *