El cultivo de Cucurbitáceas en México.

El cultivo de las cucurbitáceas comprende a las especies que forman parte, taxonómicamente, de la familia botánica Cucurbitaceae, de las que destacan, por su importancia económica en México: la sandía, el melón, pepinos, calabazas y chayote, sin embargo; existen alrededor de 118 géneros y 825 especies en todo el mundo distribuidas principalmente en los trópicos y subtrópicos, con unas cuantas especies extendiéndose a las regiones templadas de ambos hemisferios. Es una familia con varios componentes de gran importancia económica y cultural, pues muchos de ellos son plantas domesticadas utilizadas con fines alimenticios o de otro tipo

En México, esta familia botánica, está ampliamente representada, tanto por especies silvestres como cultivadas, las cuales constituyen una parte importante de la dieta básica tanto en las grandes ciudades como en muchas regiones habitadas por población indígena. Incluso, nuestro país ha sido considerado como uno de los posibles centros de origen de importantes especies domesticadas (por ejemplo, Sechium edule, Cucurbita pepo L. y C. argyrosperma).

De acuerdo con datos del SIAP-SIACON, en 2017, se sembraron en México, cerca de 162 mil hectáreas de especies cucurbitáceas, con una producción de poco más de 3.2 millones de toneladas de cosecha.

Las principales especies de cucurbitáceas sembradas en nuestro país con fines comerciales son: Calabaza para semilla o Chihua (Cucurbita argyrosperma Huber), sandía (Citrullus lanatus), pepino (Cucumis sativus), melón (Cucumis melo), calabaza (Cucurbita pepo) y chayote (Sechium edule), por importancia en cuanto a superficie destinada para su siembra.

En cuanto a su morfología, en general Son característicamente hierbas rastreras o trepadoras mediante zarcillos en los tallos (caulinares); muestran hojas alternas, en general simples, más o menos lobadas, carnosas, escabras; poseen cistolitos. Las flores son unisexuales, las masculinas con traza de gineceo, generalmente monoicas (Bryonia craetica excepcionalmente es dioica), regulares, gamopétalas, pentámeras, con periantio doble y estambres atípicos: filamento sigmoide rematado por una antera con una única teca, estambres libres o soldados en 3 grupos: (2)+(2)+1. En las formas primitivas se muestran los pétalos libres, y el ovario ínfero; algunas presentan inflorescencias en cima. Los frutos son muy variables; casi siempre son bayas (Bryonia) o bayas modificadas (pepónides), pero a veces se presentan como cápsulas (Momordica), a veces en elaterio.

Información de:

Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera, SIACON. Consulta Octubre, 2019. Lira Saade, R y I. Rodríguez Arévalo. 2006. Catálogo de la familia Cucurbitaceae de México. Universidad Nacional Autónoma de México. Informe final SNIB-CONABIO proyecto DS002. México D. F.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *