Cultivo de Berries

Arándano azul (Blueberry), (Vaccinium spp).

Es un tipo arbustivo caducifolio hasta de 60 cm de altura que se cultiva fundamentalmente por el fruto. Pertenece a la familia de las ericáceas y es muy apreciado por los países del hemisferio norte, principalmente Estados Unidos.

Es una baya (Berry, en inglés) de forma esférica que mide de 1 a 2 cm de diámetro, de color azul intenso a suave: de ahí la denominación de blueberry. Su epidermis está cubierta por una cerosidad característica importante, pues junto con la consistencia que posee, hace que la durabilidad de poscosecha sea mucho mayor que la de otras berries.

Condiciones edáficas y clima.

Necesita un periodo de frio acumulado durante el invierno para que se sobreponga al receso invernal y, de esta forma, obtenga una floración pareja y abundante. También requiere temperaturas inferiores a 7°C, y prefieren suelos ácidos con pH de 4  a 5, livianos, arenosos, con abundante materia orgánica, bien drenados y con adecuado abastecimiento de agua durante la temporada de crecimiento (SIAP-SAGARPA, 2016).

Fertilización

El manejo nutricional es uno de los factores de mayor importancia en el cultivo de arándanos. Para el manejo convencional se puede emplear cualquier tipo de fertilizante en dosis y épocas oportunas. Los nutrientes que requiere son el nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio, azufre, boro, zinc, hierro (Hirsel, 2013).

Frambuesa (Rubus idaeus)

Arbusto de tallo subterráneo, corto, que genera cada año ramas aéreas (vástagos) de dos años de duración. Se desarrollan durante el primer año y en el segundo florece y fructifica para morir inmediatamente y ser reemplazado por otros nuevos vástagos. En el segundo año su corteza se vuelve gris oscura, sembrada de aguijones delgados, espesos o raros que destacan fácilmente.

Las frambuesas son frutillas convexas, rugosas; su forma se parece a la de la piña y destacan fácilmente por su color; el más común es el rojo o amarillento. Cada fruto tiene adherido un pelo de color amarillo oro.

Condiciones edáficas y clima

Las características óptimas para un buen desarrollo fisiológico y productivo se encuentran en zonas con rangos entre 14 y 19 °C. Las lluvias al inicio de la plantación permiten un mayor desarrollo de las fruta y de la producción por planta. Prefiere suelos de textura franco-arenosa profunda, con pH de 5.5 a 6.5. La precipitación adecuada para su crecimiento es de 700 a 900 mm anuales (SIAP-SAGARPA, 2016).

Fertilización

La absorción de nutrientes por la planta es de suma importancia para que pueda crear todas las estructuras vegetativas y reproductivas necesarias para producir los frutos. Los elementos como el nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio y calcio se aplican en unidades altas.

Plagas

Uno de los mayores desafíos en el cultivo de la frambuesa es el manejo integrado de plagas (MIP), ya que abarca: prevención, monitoreo, nutrición adecuada del cultivo, prácticas culturales (rotación de cultivos, cultivos trampas, eliminación de malezas hospederas, etc.), (INTAGRI, 2017), dentro de las plagas que causan daños mayores se encuentran la araña roja (Tetranychus urticae), la mosca del vinagre (Drosophila suzukii), trips (Frankliniella occidentalis, Thrips tabaci), cabritos (Aegorhinus spp), mosca blanca (Trialeurodes vaporariorum, Bemisia tabaci).

Enfermedades

Las enfermedades de la frambuesa son variadas en cuanto al organismo que las provocan y al órgano que dañan, siendo las más importantes las que afectan al fruto y disminuyen su calidad organoléptica. Entre las más comunes están: roya (Pucciniastrum americanum), pudrición o moho gris (Botrytis cinerea), agallas de la corona (Agrobacterium tumefaciens), marchitez (Verticillum spp.).

Cosecha y postcosecha

La recolección se debe efectuar desprendiendo el conjunto de drupelas del receptáculo en las primeras horas del día para evitar altas temperaturas que puedan deshidratar el fruto. La frambuesa se debe cosechar madura o casi madura, ya que no sigue madurando después de la cosecha. Cabe destacar que la frambuesa es una frutilla muy perecedera y se caracteriza por una vida muy corta (2 -5 días) después de la cosecha en condiciones óptimas de manejo (INTAGRI, 2016).

Zarzamora (Rubus ulmifolius)

Planta arbustiva que pertenece a la familia de las rosáceas, con tallos de 3 a 4 m de largo. Crecen erectos al principio, aunque se van tumbando y al final quedan sobre el suelo. Son angulosos y con fuertes espinas. Las flores son rosadas o blancas con cinco pétalos. Tiene largas raíces que crecen a poca profundidad y de las que surgen nuevos brotes con facilidad. Se puede aislar y plantar por separado para obtener nuevas plantas.

Fruto carnoso formado por numerosos frutitos esféricos apiñados cada uno con el huesillo de color rojizo al principio, pero al final negro cuando madura completamente. Su sabor es dulce y aromático. La zarzamora más común generalmente es dulce. En ingles se le conoce como blackberry.

El interés por el cultivo de las especies de zarzamora (Rubus sp.) ha crecido substancialmente en los últimos años, específicamente por las especies comercializables para su consumo en fresco, lo atribuyen a factores como: El desarrollo de especies con mayor vida de anaquel, calidad, adaptación y libres de espinas (Chávez-Días, 2011)

Condiciones edáficas y clima

Requiere un clima relativamente fresco y soleado con temperaturas que oscilan entre 16 y 25 °C. Requiere entre 1500 y 2500 mm de precipitación anual, y humedad relativa de 80 a 90%. Para su óptimo se debe cultivar entre los 1200 y 2000 msnm, pero puede tolerar un amplio rango de altitudes.

Se desarrolla mejor en suelos franco-arcillosos, de modo que permita una adecuada reserva de agua y el exceso sea evacuado fácilmente, con alto contenido de materia orgánica y pH entre 5.2 y 6.7, aunque 5.7 es óptimo (SIAP-SAGARPA, 2016).

Riego

La mora en su hábitat nativo es capaz de resistir largos periodos de sequía, sin embargo una repentina interrupción en el abastecimiento de agua puede reducir considerablemente el rendimiento y tamaño de la fruta. En época de activo crecimiento loa mora requiere 25.4 mm de agua por semana. El riego por aspersión, y recientemente el sistema por goteo, son los más usados en este tipo de cultivo (Rivera-Rojas, 2013).

Nutrición, el elemento fundamental de producción.

La consistencia, concentración de azúcar, calibre y vida de anaquel de los frutos de la zarzamora están estrechamente relacionados con el programa de nutrición vegetal implementado a lo largo del ciclo productivo. Aquí se destacan elementos como: Boro, calcio,  potasio, silicio y cinc (INTAGRI, 2015).

Fresa (Fragaria L.)

La planta es de tipo herbáceo, en tanto el sistema radicular es fasciculado y se compone de raíces y raicillas. Es pequeña de no más de 50 cm de altura, con numerosas hojas originadas en una corona o rizoma muy corto que se encuentra a nivel del suelo y constituye la base de crecimiento de la planta. Las flores son blancas, organizadas en cimas y tienen cariz de 5 piezas hendidas, 5 pétalos redondeados y numerosos estambres y pistilos.

El fruto es resultado de la agregación de muchos carpelos secos diminutos sobre un receptáculo pulposo hipertrofiado; mide cerca de 1 cm de largo, es rojo, tiene sabor dulce y presenta un aroma característico. Su recolección es manual, debido a que la fruta es altamente sensible; debe cosecharse cada tres días y manejarse con mucho cuidado.

Condiciones edáficas y clima

Las altas temperaturas y los días largos (más de 12 horas de luz) provocan crecimiento vegetativo excesivo; las bajas temperaturas y los días cortos inducen la floración. La zona apta para producción de fruta se ubica entre 1300 y 2000 msnm. Prefiere suelos equilibrados, ricos en materia orgánica, aireados, bien drenados, pero con cierta capacidad de retención de agua (SIAP-SAGARPA, 2016). Cabe señalar que temperaturas inferiores a 12°C durante el cuajado de los frutos produce frutos deformes.

Requerimiento nutricional del cultivo

La fresa tiene una alta demanda de nitrógeno y potasio debido a que son los mayores componentes de la fruta. Dosis óptimas de nitrógeno y potasio son esenciales para el desarrollo del cultivo. Sin embargo, niveles excesivos de nitrógeno producen frutos blandos, retardan la maduración, disminuyen el rendimiento e incrementan la proliferación de enfermedades provocadas por hongos. (Zaragoza-Nieto, 2013).

Cosecha

Después de los cuatro o cinco meses y medio de trasplantadas las plantas, comienza la producción continua de la fruta, a partir de este momento se debe realizar la cosecha. Se deben seleccionar los frutos según su estado de madurez y alistarlos para su distribución. La cosecha se debe realizar en horas de la mañana para evitar sobrecalentamiento del fruto, con lo cual se vería afectada negativamente su vida útil.

Poscosecha

La poscosecha es la etapa del proceso productivo, en la cual se deben implementar una serie de actividades como selección, clasificación, empaque, almacenamiento y transporte; con el fin de ofrecer una fruta de excelente calidad. El proceso de poscosecha inicia en el momento de la recolección del fruto hasta que llega al comercializador o consumidor final. En esta etapa la fruta puede durar en excelentes condiciones de 10 a 15 días (ITSC, 2018).

REFERENCIAS

SIAP-SAGARPA. 2016. Fresa Mexicana. Planeación agrícola nacional 2017-2030. 20 pp.

SIAP-SAGARPA, 2016. Frutas del bosque; arándano, frambuesa, zarzamora. Planeación Agrícola Nacional 2017-2030. 28 pp.

Hirsel, C.J. 2013. Fertilización en arándano. p 31-36. En: Undurrada, D.P y Vargas S.S. (eds). Manual de arándano. INIA, Chile.

INTAGRI, 2017. El Cultivo de la Frambuesa. Serie Frutillas Núm. 13. Artículos Técnicos de INTAGRI. México. 7 p.

Chaves-Díaz, I.F. 2011. BIOCONTROL DE Rhizopus stolonifer EN FRUTOS DE ZARZAMORA (Rubus fruticosus) EMPLEANDO MICROBIOTA NATIVA, ASOCIADA A LA PLANTA. Tesis de Maestría: en Ciencias en Producción Agrícola Sustentable. Instituto Politécnico Nacional. Jiquilpan Michoacán. 107 pp.

INTAGRI. 2015. Recomendaciones para Producciones de Zarzamora de alta Calidad. Serie Frutillas. Núm. 5. Artículos Técnicos de INTAGRI. México. 2 p.

Rivera-Rojas, A.C. 2013. Efecto de la Aplicación de Fertilizantes Orgánicos en el Crecimiento Vegetativo de Zarzamora (Rubus fructicosus Tupi). Tesis de Licenciatura: Ing. Agrónomo en Horticultura. Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro. Saltillo, Coahuila, México. 60 pp.

Zaragoza-Nieto, R.D. 2013. Evaluación de Técnicas Hidropónicas de Producción en el Cultivo de Fresa (Fragaria x ananassa) Bajo Invernadero. Tesis de Maestría: Maestro en ciencias en Agroplasticultura. Centro de Investigación en Química Aplicada. Saltillo, Coahuila, México. 85 pp.

ITSC. 2018. Manual de Producción de Fresa en Coalcomán Michoacán. Ingeniería en Desarrollo Comunitario. Instituto Tecnológico Superior de Coalcomán. Coalcomán, Michoacán. 53 pp.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *