Caso de éxito: Cultivo: Papa.

Problema agronómico:

ADMINISTRACIÓN DE RIEGO

LA HUMEDAD DEL SUELO EN LA ZONA DE LA RAÍZ ES EL INDICADOR DE ENERGÍA DE LA PLANTA

Uno de los factores que tiene una relación más directa con el potencial del cultivo de papa, es la humedad del suelo. La habilidad para medir, monitorear y administrar la humedad en la zona de la raíz, es crucial para maximizar su calidad y su rendimiento. Numerosos estudios han demostrado que la humedad de suelo bien administrada incrementa el rendimiento de la planta y disminuye del costo de insumos dedicados al cultivo.

MEDICIÓN – MONITOREO – ADMINISTRACIÓN

AIRE

AGUA

SUELO (TIERRA) MINERAL

LA SOLUCIÓN METOS

Resultados de pruebas en campo de la estación meteorológica iMETOS 300 en conjunto con las estaciones de medición de humedad de suelo ECO D3 y la iMETOS DDT:

Visualización del sistema de raíz – con pruebas específicas usando estaciones de medición de campo y humedad de suelo se conocen, en tiempo real, los niveles de humedad en la zona de la raíz de la planta, a espacios de cada 4 pulgadas. (Segunda gráfica).

Riego de precisión – El poder identificar la localización exacta de la zona de la raíz, permite una irrigación dirigida al punto exacto donde se requiere. Con ello, se logra la absorción óptima de humedad de la tierra y una reducción de la pérdida de nutrientes por erosión. Minimiza la pérdida de insumos y la sobre irrigación.

Plantilla de riego – Un seguimiento estandarizado de la humedad promedio del suelo en la zona de la raíz, permite al usuario determinar el mejor momento y la cantidad precisa de riego requeridos en cada etapa fenológica del cultivo. (Área verde de la gráfica)

Control de desórdenes fisiológicos – Al mantener los niveles óptimos de humedad en el suelo (entre la capacidad de campo y punto de marchitez) se controlan una gran cantidad de desórdenes fisiológicos a lo largo de la temporada de desarrollo, tales como: corazón hueco, plagas tardías, lenticelas abiertas por un exceso de humedad, disminución de rendimientos de la planta, puntas rojizas (de azúcar), malformaciones de tubérculos y costras, entre otros.

Final del desarrollo de la planta – La administración de la humedad durante la etapa de crecimiento de la planta permite al usuario reducir la cantidad de riego hacia el final del desarrollo sin poner en riesgo la presencia de humedad en esta etapa fenológica debido al aprovechamiento de la humedad almacenada en etapas previas. Adicionalmente, el reducir la cantidad de riego hacia el final del proceso de cultivo disminuye la probabilidad de pudrimiento (rosa, aguada y suave) al reducir las condiciones que lo provocan.

COSTO – BENEFICIO:

  • La humedad del suelo es el factor de mayor impacto en el rendimiento del cultivo de papa. Mucho más alto que en cualquier otro tipo de cultivo.
  • El riego de precisión puede incrementar el rendimiento y calidad de la cosecha, ahorrando agua y costo de insumos de nutrición.
  • Estudios han demostrado que el rendimiento de la cosecha de papa puede incrementarse entre un 10 y un 12% al mejorar los niveles de humedad en el suelo de 55 a 75% de capacidad de campo, lo cual significa un retorno de inversión de más de 8:1.
  • Ahorro de recursos y dinero al hacer más eficiente la administración del riego.

Ejemplo:

10% de incremento en rendimiento de papa en una extensión de cultivo de 300 acres.

Precio por CWT: $11.70. El resultado fue un incremento de $375 USD por acre, o un retorno bruto de la inversión de $112,500 contra una inversión inicial de $10,000, generando un rendimiento de 10:1.

EN VOZ DEL AGRICULTOR:

Una administración deficiente de la humedad del suelo le resta rendimiento a mi cultivo. Al usar las herramientas de Metos para controlar la cantidad de riego en mis cultivos de papa, los rendimientos se elevaron en un 9%. Dirigí la irrigación hacia la parte activa de la raíz logrando mantenerla en niveles limítrofes predeterminados a lo largo de todo el año, lo cual, no sólo incrementó el rendimiento, sino que además mejoró la calidad de los tubérculos. El resultado de esto fue un retorno de la inversión de 7:1 en un área de siembra de 300 acres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *