Caso de éxito: CULTIVO: Berries en México, Jalisco y Michoacán.

PROBLEMA AGRONÓMICO:

La pasión por las berries ha venido en ascenso a nivel mundial y no parece que esa tendencia tenga freno. La industria de las berries o frutos del bosque presenta un escenario favorable por una creciente demanda de parte de EUA, Europa y Asia. Tan solo en Estados Unidos de Norteamérica, el consumo per cápita de este tipo de frutos ha crecido entre un 60% y un 180% de 1993 a la fecha.

En los últimos años el clima ha sido impredecible y cambiante, lugares en los que antes se tenían condiciones óptimas de producción han presentados condiciones adversas que han detonado en perdida de floración, desarrollo de mayor cantidad de plagas y enfermedades y en algunos casos extremos la perdida de producción. Mochos adjudican este tipo de situaciones a un mal riego o a una aplicación incorrecta de algún proyecto fertilizante de uso común en su parcela.

Diversos estudios sobre cambio climático apoyan la idea de que muchos de los factores que propician un mal desarrollo agrícola en determinadas zonas de producción que eran reconocidas por ser altamente productivas deben este fenómeno al clima inestable en el cultivo. Actualmente, se recomienda como medida para mitigar este tipo de catástrofes el uso de herramientas que nos permitan conocer más la relación del clima histórico para así prevenir condiciones adversas de factores que pongan en riesgo nuestra producción.

Monitoreo de las variables atmosféricas y determinación de un pronóstico climático del lugar de producción con alto grado de precisión.

Gran parte del éxito del cultivo de Berries depende del clima. Un clima adecuado garantiza calidad y cantidad de producción. Sabemos que no se puede cambiar el clima, pero éste sí puede monitorearse de manera precisa para estar un paso adelante en la prevención y optimización de recursos.

Para ello, Metos Mx propuso estaciones meteorológicas de alta precisión que generan información detallada y relevante sobre las condiciones agroclimáticas del cultivo y un pronóstico climático con una precisión de hasta un 90%. A través de estas estaciones se obtienen datos de temperatura, humedad relativa, lluvia, radiación solar y Evapotranspiración en tiempo real, con estos factores podemos anticipar las condiciones climáticas de 7 y/o 14 días, hora por hora de cada uno de estos factores. Estos datos ayudan al agricultor a encontrar soluciones perfectas para necesidades muy específicas, además la información permite actuar antes de que sea demasiado tarde, especialmente en el caso de enfermedades y catástrofes climáticas.

Para Driscoll´s entender el medio ambiente donde cultivan sus Berries es una parte esencial para lograr producir frutos de alta calidad de manera consistente. En México, una red de estaciones meteorológicas iMETOS IMT 3.3 ayuda a los agricultores a tener un mayor control sobre sus campos y cultivos. Monitorean y miden todo lo relacionado con factores involucrados directamente en a producción como es Evapotranspiración, Unidades Frío, Temperaturas Acumuladas y Posibilidad de Heladas en conjunto con la temperatura del aire, lluvia, radiación solar, velocidad del viento, entre otros.

COSTO BENEFICIO.

Se han podido determinar con muchos días de anticipación heladas en los cultivos monitoreados logrando desarrollar programas de mitigación de congelamiento de la planta lo que ha permitido reducir pérdidas y daños irreparables.

Los factores climáticos pronosticados han ayudado a establecer periodos de lluvias intensas lo que a auxiliado a los productores para planear tareas y ventanas de pulverización más precisas.

De igual forma, el identificar las unidades frío ha permitido a los productores establecer las etapas biológicas de las platas para determinar las floraciones y el desarrollo de follaje y frutos.

En Voz del Productor. Antiguamente el clima era un factor que no considerábamos de valor para el desarrollo del cultivo, pero ahora que sabemos más sobre el, la importancia de considerarlo como un factor de éxito en la producción lo puso como uno de los elementos más determinantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *