Insectos Chupadores.

Los insectos chupadores son un grupo de plagas pertenecientes al Orden Hemiptera, el cual, agrupa tres subórdenes: Heteroptera, Auchenorrhyncha y Sternorrhyncha. Este orden es de gran importancia en la agricultura, debido a que en su mayoría, se alimenta de la savia de muchas especies de plantas. Al alimentarse de esta savia, extraen nutrientes, compuestos hormonales, etc., de la planta, mermando su correcto desarrollo y producción. Además de lo anterior, el algunos integrantes del Suborden Sternorrhyncha (pulgones y mosquita blanca) son capaces de transmitir enfermedades causadas por fitoplasmas, bacterias y virus, se ahí que su importancia económica de incrementa considerablemente.

En México, la importancia de este grupo de insectos radica principalmente en su alta capacidad reproductiva, amplia distribución geográfica, gran número de hospederas silvestres y cultivadas, pero sobre todo, por la capacidad de algunas especies para desarrollar resistencia a insecticidas y ser transmisoras (como se mencionó anteriormente) altamente efectivas de enfermedades virales y/o fitoplasmas que causan enfermedades importantes a las plantas (Burckhardt y Lauterer, 1997).

A continuación, describiremos de manera sencilla, a nivel de familia, algunas características de los principales insectos miembros de este grupo, el grupo de los chupadores.

 

Suborden: Heteroptera.

Familia: Tingidae.

IMPORTANCIA: son plagas de poca importancia. La mayoría son específicos a la planta hospedera y no suelen alejarse de ella, también existen especies polífagas. Pueden generar clorosis en las hojas. Su capacidad de transmitir virus es discutida debido a su poca movilidad y porque el estilete no perfora los haces vasculares. P. ej.: Corythucha gossypii conocido como chinche del encaje, se hospeda en chile, berenjena, yuca, algodón, guanábana, papaya, maracuyá y granadilla, produce el envejecimiento y caída prematura de las hojas (Zumbado y Ozofeifa, 2018).

BIOLOGÍA: se alimentan de la savia a través del tejido que conforma las hojas (parénquima). Generalmente se encuentran en el envés de las hojas, aunque también están en tallos; algunos habitan en agallas, y otros en musgos. Los huevos son insertados en las hojas o puestos en grupo sobre la superficie foliar (Zumbado y Ozofeifa, 2018).

IDENTIFICACIÓN: cuerpo y alas reticulados como un encaje, tamaño pequeño 5 mm o menos. Ocelos ausentes, antenas y pico de cuatro segmentos. Triángulo posterior del pronoto extendido sobre el escutelo. Tarsos con uno o dos segmentos (Zumbado y Ozofeifa, 2018).

 

Suborden: Auchenorrhyncha.

Familia: Cicadellidae.

IMPORTANCIA: la mayoría son plagas de poca importancia de cultivos, con excepción de Dalbulus maidis, plaga exclusiva del maíz, vector de las enfermedades conocidas como “rayado fino” y “achaparramiento” del maíz, y Empoasca sp., conocida como “lorito verde”, importante en el cultivo de frijol; se alimenta sobre hojas, yemas y peciolos, provocando encrespamiento de las hojas, clorosis y necrosis del borde de las hojas. Una especia más colorida pero de menor importancia es Agrosoma sp., que está presente en varias hortalizas (Zumbado y Ozofeifa, 2018).

En esta familia también incluye a varios géneros transmisores de la enfermedad de Pierce (Xylella fastidiosa), que ataca principalmente a la vid. Dichos insectos vectores pertenecen a los géneros Carneocephala spp., Graphocephala spp., Draeculacephala spp., y Homaladisca spp. (Pedraza-Larios, 2018).

 

Carneocephala-fulgida

Fig. 1. Carneocephala fulgida. (Imagen: Biorganix Mexicana, 2018).

 

BIOLOGÍA: se alimentan de la savia del xilema, floema o del tejido interno de las hojas, transmiten virus y bacterias fitopatógenas. Son conocidos como saltahojas, sus patas traseras están adaptadas para saltar rápidamente cuando son molestados. Después de cada muda secretan una sustancia por el ano, que esparcen por todo su cuerpo con las patas, que al secarse forma una capa protectora impermeable (Zumbado y Ozofeifa, 2018).

IDENTIFICACIÓN: tamaño pequeño a mediano, 2-20 mm. Cuerpo delgado, lados paralelos o punteado posteriormente, de colores vistosos. Tibias posteriores con una o más filas de pequeñas espinas (Zumbado y Ozofeifa, 2018).

 

Suborden: Sternorrhyncha.

Familia: Aleyrodidae.

IMPORTANCIA: plagas importantes de cultivos. Bemisia tabaci es la especie más relevante y ampliamente distribuida. Los adultos y ninfas se alimentan succionando la savia de las plantas, a la vez transmiten virus y toxinas que debilitan los cultivos. Se ubican en el envés de las hojas, provocan punteados en las hojas y favorecen el crecimiento del hongo Cladosporium spp., que provoca la fumagina al alimentarse de la secreción azucarada que expelen por el ano. Es especialmente importante en tomate, papa y otras hortalizas. Actualmente se reconoce un complejo de especies con indetectables variaciones morfológicas (Zumbado y Ozofeifa, 2018).

BIOLOGÍA: metamorfosis incompleta y compleja, el primer instar es activo, los demás son sésiles y tienen apariencia de escamas, pues se cubren de una secreción cerosa de apariencia característica. Las alas se desarrollan internamente durante la metamorfosis y se exponen cuando ocurre la penúltima muda. El último instar es llamado erróneamente pupa, por ser sésil. Tienen un complejo de enemigos naturales compuesto por depredadores, parasitoides y hongos entomopatógenos que son utilizados para su control. Entre los depredadores tenemos a los Syrphidae (Dip.), Coccinellidae (Col.), Chrysopidae (Neu.), Anthocoridae, Miridae (Hem.) y ácaros Phytoseiidae; entre los parasitoides: Aphelinidae, Platygastridae y Eulophidae (Hym.). Algunos hongos entomopatógenos utilizados para su control son Beauveria bassiana, Paecilomyces (=Isaria) y Verticillium lecanii (Zumbado y Ozofeifa, 2018).

 

IDENTIFICACIÓN: tamaño pequeño, 1-3 mm, blancuzcos. Ojos compuestos generalmente rojos y en forma de reloj de arena. Alas anteriores membranosas, cubiertas con una capa de gránulos de cera, generalmente de color blanco. Alas anteriores y posteriores casi del mismo tamaño. Patas posteriores agrandadas (Zumbado y Ozofeifa, 2018).

bemisia-tabaci

Fig. 2. Adulto de Bemisia tabaci. (Imagen: Biorganix Mexicana, 2018).

Fig. 2. Adulto de Bemisia tabaci. (Imagen: Biorganix Mexicana, 2018).

Fig. 3. Colonia de Bemisia tabaci. (Imagen: Biorganix Mexicana, 2018).

Familia: Aphididae.

IMPORTANCIA: plagas de poca a gran importancia. Provocan dos tipos de daño a los cultivos, uno directo, por la perforación del tejido y succión de savia, debilitando la planta; otro indirecto, por la transmisión de virus y la proliferación de fumagina sobre la superficie foliar que interviene en la fotosíntesis. Varias especies importantes tales como Aphis fabae (leguminosas), Aphis gossypii (polífaga: algodón, lechuga, espinaca, remolacha, frijol, zanahoria, solanáceas, cucurbitáceas), Brevicoryne brassicae (crucíferas: repollo, brócoli y kale), Macrosiphum euphorbiae (solanáceas: papa y tomate) y Myzus persicae (polífaga, en cebolla, papa, tomate, lechuga, entre otros) (Zumbado y Ozofeifa, 2018).

BIOLOGÍA: en zonas templadas los ciclos de vida son complejos, pero en los trópicos los áfidos se reproducen únicamente por partenogénesis: no existen machos y las hembras para reproducirse hacen réplicas de sí mismas. Además no ponen huevos, sino que paren ninfas diminutas (viviparidad). Algunas especies son específicas de plantas en un solo género o de géneros relacionados. Sin embargo muchas especies son polífagas, alimentándose de una gran diversidad de plantas de diferentes familias, haciendo más difícil su control. Tienen varios enemigos naturales: los depredadores Syrphidae (Dip.), Coccinellidae (Col.) y Chrysopidae (Neu.), y las avispitas parasitoides Braconidae y Aphelinidae (Hym.). También se utilizan hongos entomopatógenos como Beauveria bassiana y Verticillium lecanii (Zumbado y Ozofeifa, 2018).

IDENTIFICACIÓN: cuerpo suave, globoso, pequeño, 4-8 mm, coloración variable dentro de la misma especie. Ojos compuestos y tres ocelos presentes. Alados y ápteros, alas con cuatro a seis venas alcanzando al margen posterior. Último segmento antenal dividido, parte basal más ancha y la distal más angosta, llamada processus terminalis. Tarsos con dos segmentos. Poseen un par de tubos llamados sifúnculos en la parte distal y dorsal del abdomen, que utilizan para excretar sustancias de defensa (Zumbado y Ozofeifa, 2018).

colonia-de-pulgones

Fig. 4. Colonia de Pulgones (Hemip: Aphididae). (Imagen: Biorganix Mexicana, 2018).

 

Referencias:

Burckhardt, D. y P. Lauterer. 1997. A taxonomic reassessment of the triozid genus Bactericera (Hemiptera: Psyllidea).Journal of Natural History. U.K. 31(1): 99-153.

Pedraza-Larios, R. 2018. Manual para la identificación de vectores de la enfermedad de Pierce en Coahuila. Comité Vitivinícola de Coahuila. 102 pp.

Zumbado, M. A. y Azofeifa, D. 2018. Insectos de Importancia Agrícola.  Guía Básica de Entomología. Heredia, Costa Rica. Programa Nacional de Agricultura Orgánica (PNAO). 204 pp.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *